Imprimir
PDF

Pueblos Originarios de Chile

Aymaras, Quechuas, Changos, La Regi√≥n de Arica y Parinacota, tiene vestigios que datan de m√°s de 10.000 a√Īos Antes de Cristo, aproximadamente y en los cuales se encuentran restos de pueblso cazadores, recolectores y agroalfareros.
 
Posteriormente el territorio fue ocupado por el pueblo aymar√°, que form√≥ parte del imperio inca a partir del a√Īo 1450, cuando comprend√≠a unos 80 reinos dispersos en un amplio territorio. Los constantes enfrentamientos entre los mismos aymaras posibilitaron su r√°pida dominaci√≥n.
 
En el a√Īo 1535 al mando de Diego de Almagro, quien ven√≠a en busca del reino de Chile, los espa√Īoles conquistaron el altiplano boliviano, lo que signific√≥ que el pueblo aymar√° fuera siendo de a poco incluido dentro de los dominios de los espa√Īoles, quienes comenzaron a borrar la ocupaci√≥n f√≠sica de los incas y a entregar nuevos elementos culturales a la poblaci√≥n de la zona.
 
También en esta Región podemos evidenciar la presencia del pueblo quechua que ocupaba el hábitat que se situado en la zona precordillerana y altiplánica; este pueblo desciende del antiguo imperio inca, quienes llegaron a Chile entre 1443 y 1470, durante el reinado de Tupac Yupanqui.
 
Se considera el nacimiento de la cultura de Tiwanaku, que se desarroll√≥ 2.000 a√Īos Antes de Cristo, suele considerarse el primer estado Aymar√°.
 
Este pueblo en la actualidad, se ubica desde el Lago Titicaca en Bolivia, pasando por faldeos cordilleranos en el Norte de Argentina y en Chile en la región de Arica y Parinacota, en Tarapacá y en menor proporción en la Región de Atacama, todas zonas del Norte de Chile.
 
La regi√≥n de Arica y Parinacota adquiri√≥ importancia hist√≥rica para Chile durante la Guerra del Pac√≠fico, conflicto b√©lico entre Chile y la alianza de Per√ļ y Bolivia (1879 - 1884). El no cumplimiento por parte de Bolivia de los t√©rminos del Tratado de 1874 desencaden√≥ esta guerra, la que finaliz√≥ con Per√ļ en 1883, que cedi√≥ a perpetuidad a Chile la provincia de Tarapac√°, quedando pendiente la soberan√≠a sobre Tacna y Arica, asunto que fue resuelto mediante el Tratado de 1929. Chile devolvi√≥ a Per√ļ la ciudad de Tacna. Con Bolivia finaliz√≥ en un tratado 1884.
 
            alt
 
                                                                                                
PUEBLOS
 
ATACAME√ĎOS
 
Los atacame√Īos habitaron el desierto del norte de Chile desde hace unos 9 mil a√Īos, es decir unos 7.000 a√Īos Antes de Cristo. Se ubicaban principalmente en los oasis, valles y quebradas de la provincia del Loa, en la II Regi√≥n de Antofagasta.
 
Eran pueblos n√≥mades, por tanto transitaban en diferentes zonas del Norte de Chile, lograron sobrevivir en un desierto √°rido en que las tierras cultivables y el agua escaseaban, gracias al desarrollo de t√©cnicas agrarias, pastoriles y artesanales y al dise√Īo de estrategias que facilitaban el intercambio constante de bienes con otros pueblos andinos y comunidades costeras, tambi√©n en el Norte y a orillas del Oc√©ano Pac√≠fico, siendo h√°biles comerciantes del intercambio.
 
Tuvieron contacto con los Incas en las tierras altas del Loa, lo que influyó en el incremento de su producción minera y agrícola. Abrieron caminos, utilizaron regadío artificial y construyeron terrazzas de cultivo en las laderas de los cerros con muros de contención hechos de piedra. Así, cultivaron maíz, quinoa, zapallo, calabazas, porotos, ají y árboles frutales de guayabos, tunales, tamarugos y chirimoyos, todos elementos que se utilizan también en la alta gastronomía gourmet, de la nueva cocina chilena.
 
Fabricaban frazadas, camisas y ponchos bordados con multicolores animales y dibujos geométricos. Desarrollaron también la metalurgia del cobre y el bronce, la alfarería y la cestería, y construyeron fortalezas denominadas pukarás en los oasis de Quitor, Chiu- Chiu, Lasana, Turi y Topayin.
 
Sus aldeas eran muy organizadas y pose√≠an claras jerarqu√≠as pol√≠ticas y religiosas. El concepto de comunidad predominaba en la vida social de este pueblo, pues era fundamental para las grandes obras que se propon√≠a, fundamentalmente para la construcci√≥n de caminos y la elaboraci√≥n y limpieza de los canales de regad√≠o. Adem√°s, la comunidad se relacionaba estrechamente con la naturaleza mediante el culto a las altas monta√Īas, los rituales para pedir abundancia de agua y fecundidad de la tierra y diversos cantos y danzas.
 
Los centros ceremoniales y comerciales en que conflu√≠an los diversos grupos atacame√Īos eran Caspana, Peine, Socaire, San Pedro de Atacama y Toconao.
 
Actualmente existen 21.015 personas que se declaran atacame√Īas en nuestro pa√≠s, el 3,04% de los ind√≠genas de Chile. El 65,9% de ellos habita a√ļn en la II regi√≥n de Antofagasta.
 
Para conocer más de los pueblos originarios del Norte de Chile, Alive Chile, recomienda visitar el Museo del Padre Le Paige, sacerdote Jesuita, que dedicó parte de su vida a configurar el más importante museo arqueológico del Norte de Chile, se ubica en San Pedro de Atacama, con 4.000 calaveras, numerosas momias, son 450.000 objetos arqueológicos y 100 objetos etnográficos.
 
 
            alt
 
 
DIAGUITAS
 
Los diaguitas fueron un pueblo sedentario que ocupó los valles del norte chico de Chile, ubicados entre los ríos Copiapó y Choapa, destacan los valles de Copiapó y Valle de Elqui, Limarí.
 
La Cultura ElMolle desaparece o se desplaza hacia otras regiones, en el período del 700 D.C, pero se convertirá en la base de la Cultura Diaguita.
 
El origen de la Cultura Diaguita se sit√ļa hacia el a√Īo 800 Despu√©s de Cristo, seg√ļn los hallazgos del Complejo Las Animas, en los Valles de Copiap√≥, Huasco, Elqui y Limar√≠.
 
Se dedicaban fundamentalmente a la agricultura y la ganadería. Para esto utilizaban terrazas de cultivo irrigadas por medio de canales de regadío y abonadas con guano. En ellas sembraban maíz, porotos, quinoa y calabazas.
 
Realizaban intercambios comerciales con otros pueblos y usaban la llama y el guanaco como medio de carga y transporte. De los changos obtenían, por ejemplo, los productos provenientes del mar. También desarrollaron la metalurgia elaborando armas, herramientas y adornos corporales de oro, plata y cobre.
 
Pero sin duda el pueblo diaguita es conocido por su alfarería, caracterizada por su fina elaboración y hermosa decoración con figuras geométricas, generalmente de color blanco, rojo y negro. Los objetos más característicos de su cerámica son los jarros zapato, destinados al uso cotidiano y los jarros pato destinados al uso ritual y ceremonial.
 
Habitaban en chozas de una habitaci√≥n construidas a base de piedra y armaz√≥n de palos cubierto por ramas. El hombre m√°s anciano de la aldea era el jefe y s√≥lo √©l ¬†pose√≠a una choza de mayor tama√Īo con varias habitaciones. La tierra era de propiedad com√ļn. Varias chozas formaban una aldea que, a su vez, ¬†formaba parte de un se√Īor√≠o. El hombre m√°s anciano de la aldea era el jefe y s√≥lo √©l ¬†pose√≠a una choza de mayor tama√Īo con varias habitaciones.
 
Alive Chile, recomienda para conocer más del pueblo Diaguita, visitar el Museo Arqueológico en La Serena, cuenta con 12.000 objetos arqueológicos, etnográficos y paleontológicos.
 
Para conocer de la cultura o complejo El Molle, quienes antecedieron a los Diaguitas, visitar el Valle del Encanto en Valle de L√≠mar√≠, camino de Ovalle a Socos, ¬†a s√≥lo 5 kil√≥metros se ubica en una quebrada, la exposici√≥n de vestigios de numerosas rocas con petroglifos, pictograf√≠as y piedras tacitas, pertenecientes a cultura de 2.000 a√Īos de antig√ľedad, en 3 hect√°reas fue declarado Monumento Hist√≥rico Nacional. La visita al valle del Encanto, produce al visitante el regreso inmediato a 2.000 a√Īos atr√°s.
 
            
alt
                                                                                
                                                                                       
 
RAPA NUI (pueblo insular emplazado en Isla de Pascua)
 
La Isla de Pascua fue poblada a partir del 100 despu√©s de Cristo por grupos de navegantes de la Polinesia que ven√≠an de otras islas del oeste. Con el tiempo, este territorio insular se fue poblando con nuevas comunidades que llegaban por mar, √ļnica forma de trasporte y llegada a la isla.
 
Econom√≠a,¬†El sistema de vida de los isle√Īos se basa en la agricultura, cultivando especies propias de la Polinesia como distintas variedades de √Īame, batatas, taro, pl√°tanos, ca√Īa de az√ļcar, calabazas, ngaoho, pua, p√≠a y varias especies de √°rboles. Adem√°s las complementaron con productos del mar, lo cual debi√≥ ser fundamental en la antig√ľedad. Para ello usaron redes, lienzas, trampas y anzuelos de hueso. Criaron tambi√©n la gallina polin√©sica, bases de una actual gastronom√≠a que conmueve al visitante por su variedad y formas de cocina.
 
Hoy en d√≠a y desde hace muchos a√Īos el turismo es un elemento central de la econom√≠a isle√Īa, produciendo las visitas de numerosos turistas provenientes desde todo el mundo. El desarrollo del √°rea turismo, comenz√≥ con la instalaci√≥n del primer hotel por la extinguida empresa HONSA ( Hotelera Nacional Sociedad An√≥nima ), qui√©n fue precursora del turismo y hoteler√≠a en varias zonas de Chile, hace aproximadamente unos 40 a√Īos.
 
Arte, Una manifestación de arte característica de la isla, son sus grandes esculturas en piedra volcánica que representaban altares llamados ahu. Sobre estos ahu instalaron los moai, enormes estatuas de piedra que representaban a los antepasados.
 
Otras manifestaciones art√≠sticas fueron las estatuillas sagradas de madera de toromiro que representaban a los esp√≠ritus Aku Aku. Crearon diversos adornos y figuras que eran utilizadas en distintas ceremonias, usaron perfumes y tatuajes; aros y orejeras como s√≠mbolo de prestigio y se pintaron el cuerpo. Pintaron y grabaron en rocas y cuevas, plasmando dise√Īos de peces, aves, tortugas, embarcaciones, humanos, hombres p√°jaro, el dios Make Make, entre muchas otras figuras m√°s.
 
Utilizaron una forma de escritura, a√ļn no descifrada, que fue tallada en tablas de madera finamente trabajada denominadas “Kohau Rongorongo”. Se cree que en ellas escribieron s√≠mbolos religiosos, relatos, hechos y haza√Īas de personajes importantes. No todos los isle√Īos sab√≠an leer, s√≥lo ciertos especialistas y sabios llamados maor√≠ conoc√≠an los s√≠mbolos y supieron entenderlos.
 
Organización social del Pueblo Rapa Nui
El primer rey o Ariki Henua de Rapa Nui fue Hotu Matu’a. Su familia era considerada la elite o clase dirigente, que adem√°s de poseer el poder pol√≠tico ten√≠a un poder m√°gico llamado mana que hac√≠a crecer los frutos y abundar los animales de la tierra y el mar. Este grupo vivi√≥ en las zonas costeras, donde levantaron los ahu o altares, como centros de las pr√°cticas religiosas, siguiendo un culto a los antepasados representados en los moais. Los nobles construyeron sus casas cerca de estos centros.
 
El resto de la poblaci√≥n viv√≠a hacia el interior de la isla, reunida por familias. El poder era hereditario y traspasado al hijo mayor. Cada uno de los hijos de Hotu Matu’a formaron grupos 12 grupos llamados Mata, los cuales se divid√≠an en clanes con territorios delimitados.
 
Los conflictos sociales comienzan con la muerte del rey, los cuales se van agravando poco a poco hasta desencadenar una guerra total, cambiando la organización y las creencias religiosas.
 
La visita a Rapa Nui incluye no s√≥lo el conocimiento del pueblo Rapa Nui, alternada la visita con numerosas actividades Alive Chile, recomienda no dejar de navegar, realizar buceo o visitar el cr√°ter volc√°nico Rano Raraku entre tantas actividades diarias y nocturnas, o simplemente pregunte por la escritura Rongo Rongo… numerosas sorpresas ser√° la visita a Rapa Nui.
 
 
         alt   
 
                                                                  
MAPUCHES (ARAUCANOS)
 
Los mapuches ¬†o “gente de la tierra” constituyen el pueblo ind√≠gena m√°s numeroso de nuestro pa√≠s y tal vez el √ļnico que conserva a√ļn, en algunos comunidades, su lengua y parte de su cultura. Aunque hab√≠an habitado toda la zona del valle central, la expansi√≥n inca y el avance de los atacame√Īos del norte los obligaron a replegarse hacia el sur. Se estima que hab√≠a m√°s de un mill√≥n de mapuches en Chile cuando se fund√≥ Santiago en 1541. Guerreros avanzados en t√°cticas, es un misterio las formas de batallas, organizadas e innovadoras las que han sido comparadas con t√°cticas de antiguas y contempor√°neas culturas.
 
Siendo el pueblo Inca un pueblo superior en cultura, desarrollo y n√ļmero, fue interceptado su avance hacia el Sur de Chile, por los mapuches o araucanos, debiendo retroceder los Incas detener su avance y devolverse.
 
De todos los pueblos indígenas de América, incluyendo desde México hacia el Sur, fue el que más resistencia opuso a la dominación hispánica. Su organización política, dividida en diversas jefaturas y dispersa en el territorio, dificultó considerablemente la conquista.
 
El pueblo mapuche ten√≠a por costumbre mantener gran distancia entre una familia y otra. La base de su organizaci√≥n la constitu√≠an los lof o lov, conjuntos de familias con un t√≥tem o antepasado com√ļn. Por sobre el lof se encontraba el rehue o rewe, que abarca a todos los clanes provenientes de un mismo emblema sagrado.
 
Su jefe era el lonko que serv√≠a fundamentalmente como moderador en las discusiones al interior del rewe. Nueve rewes unidos constitu√≠an un aillarewe, organizaci√≥n pol√≠tica de car√°cter militar que originalmente se formaba s√≥lo en caso de guerra y era presidida por un toqui. Al terminar la guerra, aillarewe y toqui desaparec√≠an. Por √ļltimo, la organizaci√≥n que lleg√≥ a reunir a la totalidad delos aillarewes para enfrentar la guerra contra los espa√Īoles, fue el vutanmapu.
 
El pueblo mapuche criaba primero algunas variedades de auqu√©nidos y luego, por influencia europea, tambi√©n ganado ovino, bovino, aves de corral y caballos. En cuanto a la agricultura, el terreno era trabajado a trav√©s del cultivo rotativo de cuadros de tierra en los que cosechaban ma√≠z, papas, qu√≠noa, calabazas y aj√≠, y luego, tambi√©n por influencia espa√Īola, trigo, legumbres y hortalizas.
 
Adem√°s cazaban venados y aves, y recolectaban pi√Īones en la zona monta√Īosa y mariscos y algas comestibles en la costa.
 
Las diversas comunidades intercambiaban activamente productos entre s√≠, los pehuenches, por ejemplo, proporcionaban pi√Īones a los lafquenches que, a su vez, les proporcionaban productos marinos. Adem√°s, produc√≠an artesan√≠a en madera que cambiaban por tejidos y plater√≠a a los mapuches de los valles.
 
Actualmente existen 604.349 mapuches en nuestro país, de los cuales cerca del 50% habita entre la novena región  de la Araucanía y la décima región de Los Lagos.
 
Alive Chile, recomienda visitar las comunidades actuales existentes en la Región de La Araucanía, así sabrá el por qué del apego a la tierra en paisajes que maravillan a todo turista.
 
 
            alt
 
                                                                            
CHONOS
 
Pueblo cazador recolector que habitaba entre el archipiélago de Chiloé y la península de Taitao. Fueron denominados así por cronistas, navegantes y misioneros, pero es probable que no se trate de una, sino de varias etnias indígenas con algunas características comunes. Alacalufes, yaganes y chonos compartían un espacio geográfico y gran parte de su acervo cultural. De los tres, los chonos eran el grupo menos numeroso y hoy también el más desconocido.
 
Se sabe que eran un pueblo n√≥made que lleg√≥ a la zona unos 5.000 o 6.000 a√Īos Antes de Cristo, que se organizaba en peque√Īos grupos y viajaba en familia sobre canoas de tres tablas llamadas dalcas. Sus principales ocupaciones eran la pesca, la caza de lobos marinos y la recolecci√≥n de mariscos. Utilizaban anzuelos de madera, redes de fibras de corteza de √°rbol, lanzas, macanas y pu√Īales de hueso. La pesca era una ocupaci√≥n fundamentalmente femenina, los hombres permanec√≠an en sus chozas, manteniendo el fuego mientras las mujeres buceaban llevando en sus cuellos canastos en los que almacenaban los mariscos y peces antes de emerger.
 
Vivían en sus canoas aunque ocasionalmente construían ranchos en los que cultivaban papas y criaban animales. Utilizaban un taparrabo de algas marinas secas y se protegían los hombros y parte de la espalda con una capa tejida con pelos que probablemente provenían de la cría de guanacos. La mayor parte de su territorio en tierra firme no era cultivable, sólo sembraban maíz, papas y cebada en la región de las Islas Guaitecas.
 
Los chonos se extinguieron fundamentalmente producto del mestizaje. Tuvieron contactos culturales con los huilliches de la Isla Grande de Chilo√© con los que incluso llegaron a mezclarse formando un grupo mestizo denominado Payo. A partir del siglo XVI interactuaron con los espa√Īoles y en el siglo XVII comenzaron a relacionarse con otros pueblos ind√≠genas al intentar alejarse de las rutas transitadas por los conquistadores. Algunos emigraron al sur del Golfo de Penas, por ejemplo, mezcl√°ndose con la poblaci√≥n alacalufe.
 
A fines del siglo XVIII los chonos ya hab√≠an desaparecido habi√©ndose mezclado en su mayor√≠a con el com√ļn de la poblaci√≥n chilota. Su extinci√≥n definitiva tuvo lugar en el siglo XIX.
 
Alive Chile, recomienda visitar el Museo de Los Chonos en Dalcahue, bello pueblo chilote que muchos visitantes extranjeros manifiestan y lo denomina como un pueblo m√°gico al Sur del Mundo.
 
 
alt            
 
                                                  
ALACALUFES O KAWESKAR
 
Los alacalufes o kawéskar habitaron los fiordos y canales que van desde el Golfo de Penas ( Chonos ) hasta el Estrecho de Magallanes.  
Se denominaban Kaw√©skar que significa “hombres”, que los identificaba como miebros del pueblo que navegaba toda la zona y sectores.
 
Este pueblo nómade del mar, mantenía un alto grado de conocimiento de navegación por canales, fiordos, islas que eran impenetrables por su vegetación, sin embargo ellos ante un clima y mar extremadamente hostil, fueron capacitados y eficientes navegantes.
 
Fueron un pueblo n√≥made que se desplaz√≥ en canoas de un lugar a otro. Sus ¬†embarcaciones se llamaban 'hallef' y eran fabricadas con corteza de haya cosida con fibras vegetales, en cada una viajaba una familia completa, muchas veces acompa√Īada de un perro dom√©stico. Dentro de los “hallef”, las familias alacalufes llevaban una fogata que manten√≠an siempre encendida, labor desarrollada por los hijos de la familia. El fuego serv√≠a para que las embarcaciones pudieran verse entre s√≠, para abrir los moluscos, calentar los alimentos y mantener el calor.
 
Valiéndose de arpón o boleadoras, los hombres pescaban focas, lobos marinos, nutrias y ballenas que les servían de alimento. La grasa de las focas y lobos marinos era utilizada además para cubrirse la piel y protegerse del frío, gracias a ella los alacalufes o kawéskar podían andar prácticamente desnudos.
 
Las mujeres remaban en las embarcaciones y eran las √ļnicas que sab√≠an nadar. Eran grandes buceadoras y sal√≠an a mariscar con un canasto colgado del cuello, extrayendo langostas y erizos. Aunque pasaban la mayor parte del tiempo en el ¬†mar, los alacalufes tambi√©n constru√≠an chozas en tierra firme. En ellas permanec√≠an varios d√≠as cuando varaba una ballena, cuando alg√ļn miembro de la familia estaba enfermo o cuando una mujer estaba a punto de parir.
 
Los kawéskar, al igual que el pueblo Ona y Yaganes, pintaban sus rostros y cuerpos con rayas y formas geométricas, así cuando iban a ser padres si pintaban de rojo y se ponían una pluma blanca en el hombro derecho y en el pecho.
 
Distinto era cuando moría un miembro del grupo familiar, utilizando pintura negra.
 
La pintura se cree era para manifestar sus estados de ánimo, así agregando colores azules, para indicar que eran solteros, verdes si eran casados y amarillos si eran viudos.
 
Durante el sigo XVI, la poblaci√≥n kaw√©skar alcanzaba entre 2.500 y 3.000 habitantes, pero a fines del siglo XIX su n√ļmero comenz√≥ a disminuir producto de la negativa influencia que tuvo sobre ellos el contacto con otras culturas. Pese a que no fueron exterminados violentamente como ocurri√≥ con otros pueblos ind√≠genas, los alakalufes debieron compartir su territorio con cazadores blancos de lobos marinos que les ofrec√≠an alcohol a cambio de sus tradicionales pieles de lobo. Los cambios en su vestimenta, el hacinamiento, las enfermedades y, sobre todo la p√©rdida de las costumbres que les permit√≠an sobrevivir en condiciones clim√°ticas tan adversas, llevaron al pueblo kaw√©skar a la desaparici√≥n.
 
Este pueblo se cree fue de los primeros que llegaron desde el Asia a la zona unos 4.500 a√Īos antes de Cristo, su historia es dolorosa, al no ser un pueblo aguerrido, si no muy pac√≠fico fue uno de los pueblos originarios de Chile, que sufri√≥ el secuestro y explotaci√≥n.
 
Repatriación de restos de aborígenes kawéskar.
 
Durante Enero 2010 fue la repatriaci√≥n de restos de una familia Kaw√©skar la cual fue llevada a Europa, para ser exhibidos vivos en un museo. Coludidos con gobernantes de la √©poca chilena del siglo XIX ( 19 ), fueron llevados por marinos alemanes, austriacos para ser exhibidos vivos en museos o “exposiciones itinerantes antropozool√≥gicas europeas” con intenciones de estudios cient√≠ficos o para satisfacer la curiosidad.
 
La repatriaci√≥n de restos de la familia Kaw√©skar ¬†de 4 adultos y un ni√Īo fue desde Zurich en Suiza, durante Enero de 2010, se debi√≥ al descubrimiento del historiador Cristian B√°ez y al documentalista Hans Mulchi.
 
La autoridad gubernamental chilena Michelle Bachelet encargada del discurso en 2010, dijo que frente a lo ocurrido con Capitano, su esposa Piskouna e hijo, además de Hendrich y Lise (nombres de los aborígenes dados por sus captores), "reiteramos el deber del país de cumplir con los principios y obligaciones contraídas con los derechos de los pueblos indígenas, en especial el Convenio 169 de la OIT en plena implementación", puntualizó.
 
Se dio digna sepultura a estos compatriotas en la Isla de Karukinká, en el seno del Almirantazgo, y conforme a la tradición ancestral de los pueblos canoeros del sur, con ello se realizó un acto de reparación moral.
 
Los hechos concretos indican que en 1881, 11 kawéskar fueron llevados a París por marinos alemanes para ser mostrados en el Jardín de Aclimatación de Bois de Boulogne. Posteriormente, fueron exhibidos en diversas ciudades de Alemania. Sólo cuatro de ellos regresaron vivos a Punta Arenas.
 
Sin dudas este pueblo ya desaparecido, requiere de una reparación moral, por las actuales generaciones de viajeros, rindiéndoles tributo por su nobleza, paz en sus plenos paisajes de la Patagonia chilena en la Región de Magallanes y Antártica chilena.
 
A mediados del siglo XX, los alacalufes de la Patagonia occidental no eran más de ochenta y estaban, en su mayoría, concentrados en Puerto Edén.
 
Actualmente existen 2.622 personas que declaran pertenecer a la etnia alacalufe en Chile, el 0,3% de la población indígena del país. Sin embargo, sus ancestrales costumbres y tradiciones, su lengua y su peculiar forma de vida, se encuentran ya totalmente extintas.
 
 
            alt